Páginas

viernes, 6 de septiembre de 2013

Empieza un nuevo curso: una nueva oportunidad de CAMBIAR la educación


El inicio de un nuevo curso siempre es el momento de proyectar y hacer planes a medio y largo plazo sobre qué acciones y qué medios vamos a poner en marcha para mejorar y cambiar la educación en aquello que está en nuestras manos, que es mucho más de lo que a veces nos pensamos. Estamos obligados a ello y mucho más por la situación que estamos atravesando en la actualidad.  Por este motivo va a ser curso en el que vamos a seguir escuchando y recibiendo mensajes de CRISIS, FRACASO ESCOLAR, ABANDONO, etc. Pero nosotros no vamos a seguir por ese camino trillado que nos conduce a un callejón del que es difícil encontrar una salida. 


 Como siempre afirmo, estoy cansado de los mensajes derrotistas, catastrofistas y pesimistas que lo único que consiguen es el inmovilismo y la inacción, a parte del mal ambiente que generan en el mundo educativo. El único objetivo de este pesimismo es intoxicar el mundo educativo y  que este no prospere de una manera óptima.

Si realmente queremos cambiar la realidad, si queremos cambiar las cosas vamos a tener que pasar a la ACCIÓN. Nadie va a venir a resolvernos la papeleta y no podemos quedarnos esperando ingenuamente a que esto suceda. Tampoco podemos perder el tiempo simplemente manifestando “buenos deseos” y “buenas intenciones”. El optimismo es un buen punto de partida porque impulsa y nos mueve a la acción, pero no es suficiente. Creo más en la ley de la acción que en la ley de la atracción... 

Por eso esta es mi invitación: MUÉVETE, vas a perder comodidad pero vas a ganar algo mucho más importante que es promover un cambio par alas generaciones futuras.


Mientras los optimistas estamos trabajando y haciendo algo para cambiar las cosas, los pesimistas siguen discutiendo y debatiendo sobre si las metas que proponemos son alcanzables o no. Y siguen perdiendo un tiempo precioso. Estoy cansado de esos que van cada día a trabajar enfadados con el mundo. Nuestros alumnos nos tienen que ver felices y les tenemos que transmitir esa felicidad.  Como muy bien afirma mi gran amigo y maestro José Antonio Marina “el pesimista goza de un prestigio intelectual que no merece”. Y por desgracia, estamos rodeados de muchos “pesimistas educativos” que solo ven lo negativo, lo malo y disfrutan con ello. Y así nos va todo...

Pero hemos de tener la precaución de no caer en la tentación de creer que el optimismo nos va a aislar y proteger de todos los problemas, de todos los males y que éstos se van a solucionar por sí solos por manifestar un pensamiento positivo. Al contrario, debemos ponernos en marcha y pasar a la acción para establecer estrategias, acciones y resolver estos problemas de manera efectiva. Insisto, nadie va a hacerlo por nosotros.

Antes de empezar el nuevo curso reflexiona, medita y comparte tu decisión sobre las siguientes cuestiones

¿qué estás dispuesto a hacer tú este curso para mejorar la educación?, ¿hasta dónde estás dispuesto a llegar? ¿qué proyectos deseas promover para lograrlo?, ¿qué acciones vas a llevar a cabo para conseguirlo?




Hace poco leía una entrevista a Richard Gerver en la que afirmaba lo siguiente: “Hemos de tener el valor de mirar más allá de las políticas y las estructuras educativas. Hay mucha más libertad dentro del sistema de lo que la mayoría de la gente piensa. Mi colegio, la Escuela Primaria Grange, consiguió todo lo que hizo dentro de uno de los sistemas más controladores del mundo, el británico. ¡¡Si nosotros podemos, cualquiera puede!!

Cada día estoy más convencido:

PODEMOS CAMBIAR Y MEJORAR LA EDUCACIÓN

Para poder hacerlo simplemente tienes que quererlo y creerlo. ¿Te sumas a un movimiento de cambio y mejora de la educación? Tanto si eres padre, madre o docente tú puedes ser protagonista de este cambio. Es más, necesitamos del compromiso educativo de la sociedad. La acción individual tiene poca fuerza, está demostrado que la acción grupal conduce al éxito. Entre todos podemos si unimos nuestras fuerzas. 

«Creer posible algo es hacerlo cierto»
Friedrich Hebbel 


Muchas gracias de antemano por dedicar tu tiempo a promover este movimiento de cambio. Tenemos mucho trabajo por delante. ¿Empezamos?


Que tengas muy buen inicio de curso repleto de grandes cambios positivos...

Espero que te haya resultado interesante el artículo.Te agradecería que la compartieras con tus amigos en Facebook y Twitter. Como siempre, mil gracias por tu apoyo!!! 

3 comentarios:

  1. Es tan confortador leer textos como este que uno siente aún más deseos de guardar todas las sonrisas que nos encontramos en cada rincón de nuestras escuelas. (Así sueño la escuela)

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué características debe reunir un "gran profesor"?

    Helena López-Casares, conferenciante, presentadora, coach y docente, hace una excelente reflexión en su programa de radio "Escuela de Padres" que se emite en Vaughanradio.
    Nos abre los ojos con una atractiva pregunta: ¿Cómo conseguir que los alumnos piensen?
    Para ello nos acerca a la idea de lo importante que es el pensamiento divergente en los profesores, definiéndolo como un pensamiento crítico constructivo que hace enfrentarse a los alumnos a la realidad con creatividad y curiosidad, estimulando su interés, facilitando la tarea de su aprendizaje, enseñándoles a preguntar y a ver los errores como los grandes maestros en la vida.

    27 de septiembre de 2013 12:26

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué características debe reunir un "gran profesor"?

    Helena López-Casares, conferenciante, presentadora, coach y docente, hace una excelente reflexión en su programa de radio "Escuela de Padres" que se emite en Vaughanradio.
    Nos abre los ojos con una atractiva pregunta: ¿Cómo conseguir que los alumnos piensen?
    Para ello nos acerca a la idea de lo importante que es el pensamiento divergente en los profesores, definiéndolo como un pensamiento crítico constructivo que hace enfrentarse a los alumnos a la realidad con creatividad y curiosidad, estimulando su interés, facilitando la tarea de su aprendizaje, enseñándoles a preguntar y a ver los errores como los grandes maestros en la vida.

    27 de septiembre de 2013 12:26

    ResponderEliminar