Páginas

miércoles, 6 de febrero de 2013

Esos locos que enseñan

Hace unos días recibí un correo electrónico de un lector de este blog que quería compartir conmigo un texto muy interesante e inspirador: "Esos locos que enseñan." Posiblemente ya lo conozcas pues lleva varios años circulando por la red. El autor del escrito es Pedro, del blog "Historias de un maestro cualquiera".

Se trata de una adaptación del texto "Esos locos que corren" del escritor urugayo Marciano Durán pero con un enfoque distinto, relacionado con la educación. Creo que hay que darle la máxima difusión. Lo comparto aquí para que lo disfrutes:

“Esos locos que enseñan. Yo los conozco. Los he visto muchas veces. Son raros. Algunos salen temprano por la mañana y están en el colegio una hora antes, otros salen del colegio una hora más tarde porque tienen entrevistas con los padres que trabajan y no pueden acudir a otra hora, otros recorren todos los días más de 100 Km de ida y otros tantos de vuelta. Están locos.

En verano les dan vacaciones, pero no se desconectan del todo, piensan en sus clases, preparan tareas para el curso siguiente. En invierno hablan mucho, siempre llevan caramelos de miel y limón en los bolsillos, otros con una botella de agua a su lado. Su garganta siempre está dolorida, pero siguen enseñando, a veces fuerzan su voz, pero siguen transmitiendo sus conocimientos con cariño e ilusión.

Yo los he visto, no están bien de la cabeza. Salen de excursión con sus alumnos y se encargan de gestionar autorizaciones, recogida de dinero y responsabilidad extra.

Qué será de ellos y ellas. Por la noche sueñan con el colegio, se les aparecen planetas, ecosistemas y personajes históricos. He escuchado que llegan cargados con cuadernillos y exámenes, que han corregido la tarde anterior en su casa.

Son mujeres y hombres, casados, solteros,...de diferentes edades, pero a todos les apasiona su trabajo, ver crecer a sus alumnos, ayudarlos y conseguir de ellos ciudadanos competentes.

Los he visto muchas veces. Están mal de la cabeza. Algunos dicen de ellos que viven muy bien, pero siempre luchan por un salario justo y siguen trabajando incluso más que antes, algunos no miran ni su nómina porque su pasión por la enseñanza los hace ciegos a pensar en el cobro. Disfrutan con lo que hacen, aunque haya padres que no los valoren, les critiquen e incluso les quiten autoridad, (a veces hasta les agreden), pero ellos siguen hacia adelante.


Están mal; por las tardes se quedan para hacer cursos de formación y no les importa perder tiempo de su ocio para reciclarse.

Dicen que son autocríticos y que hacen balance de sus experiencias educativas, que se frustran cuando no salen las cosas como esperaban,
que se alegran cuando sus alumnos avanzan.


Están mal de la cabeza, yo los he visto. Dicen de algunos que fueron muy importantes, que siempre tienen palabras de aliento; dicen sólo que son DOCENTES y que se sienten MUY ORGULLOSOS DE SERLO."


Aquí puedes ver un vídeo del texto original leído por el autor del mismo:




Comparto contigo otro texto que circula por la red en formato Powerpoint bajo el título "Soy maestra":

Al saber que soy maestra, la gente suele preguntarme qué enseño, y mi respuesta de que doy clases de primer grado en una escuela primaria generalmente les arranca un "¡Ah!" tan desabrido, que me gustaría exclamar:

-¿En qué sitio, si no allí, me abrazaría un apuesto jovencito y me diría que me quiere?


-¿Dónde más podría atar lazos para el pelo, ajustar cinturones, ver un desfile de modas a diario, y, aunque siempre me vista de la misma manera, oír decir que mi vestido es bonito?

- ¿En qué otro lugar tendría el privilegio de mover dientes flojos y de arrancarlos cuando terminan de aflojarse?

- ¿Dónde más podría guiar en la escritura de las primeras letras una manita que quizás algún día escriba un libro importante? ¿En qué otra parte olvidaría mis penas porque tengo que atender tantas cortaduras, raspones y corazones afligidos?

- ¿Dónde conservaría el alma joven, sino en medio de un grupo cuya atención es tan efímera que siempre debo tener a mano una caja de sorpresas?

- ¿Dónde me sentiría más cerca del Creador que en un lugar donde, por un esfuerzo que yo he hecho, un niño aprende a leer?

- ¿En qué otro sitio derramaría lágrimas porque hay que dar por terminado un año más de relaciones felices?



Imágenes: http://www.enclase.es/profesores.htm
                     - http://mural.uv.es/crisgoso/NEE/Retraso%20mental/41_entrevista_a_una_antigua_profesora_de_educacin_especial.html
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=B8vDzHm4t44


¿Te ha gustado el artículo? Por favor, ayúdame compartiéndolo con tus amigos en Facebook y Twitter. Como siempre, muchísimas gracias por tu apoyo!!! Vamos a cambiar la educación entre tod@s. #cambioeducativo

6 comentarios:

  1. Ya está tuiteado a mis 1478 seguidores... @juanigncastro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Ignacio!! Muchas gracias por compartirlo con tus seguidores... Un abrazo enorme!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu generoso comentario. Me alegra que te haya gustado. Estamos en contacto. Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Hola Óscar, soy Pedro, autor del texto Esos locos que enseñan, gracias por publicarlo en tu blog.
    Sin darme cuenta y sin más pretensión que la de compartir mi sentir el texto no sé muy bien como empezó a rodar y rodar...algo de lo cual me alegro.
    Enhorabuena por tu blog, el cual visitaré y seguiré a partir de ahora.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Pedro, muchas gracias por comentar!! Ha sido una alegría muy grande que hayas comentado el post. La verdad es que tu texto está genial y hay que compartirlo. Muchísimas gracias por tus palabras sobre mi blog. También sigo el tuyo. Estamos en contacto. Un abrazo enorme!!!

      Eliminar